Historia

  

Para el fundador de House of Kolor, Jon Kosmoski, el interés por los vehículos custom le vino ya a una temprana edad. En 1956, reconstruyó él mismo un Chevy Coupé de los 40, aunque se sintió defraudado por el trabajo de pintado que recibió, del que supuestamente era el mejor taller de pintura de la ciudad. Pistola en mano, Jon se propuso hacerlo mejor.

Rápidamente se difundió la fama de sus magníficos trabajos artísticos. pero también se dio cuenta de que estaba estancado con pinturas de baja calidad y rendimiento para lo que él deseaba realizar. El calentamiento del sol, la humedad y el frío eran los problemas más comunes que afectaban a la pintura.

Las lacas acrílicas aparecieron en el mercado en 1957, pero no eran recomendables de utilizar para realizar capas con nitrocelulosa. De nuevo, Jon consiguió hacerlo mejor.

Trabajó entonces con un doctor de química en polímeros para producir pinturas que no se resquebrajasen por la acción del sol, ni se rompiesen ni empañasen. Incluso en las condiciones climatológicas más adversas. Además, tenía que aguantar las muchas capas de pintura que se iban añadiendo. Cuando el trabajo de Jon comenzó a ganar los primeros premios, la gente comenzó a conocerle y a hablar sobre él, reclamando sus nuevas fórmulas de pintura para sus propios trabajos artísticos.

House of Kolor había nacido.

UNA HISTORIA DE CALIDAD

A pesar de ser reconocidas mundialmente por ser las mejores pinturas disponibles en el mercado para trabajos artísticos en vehículos custom, House of Kolor mantiene la misma integridad para lo que fue creada. Se requieren meses, incluso años, en la búsqueda y desarrollo de un producto, para luego fabricarlo.

Idioma »